BIOGRAFÍA
Nací un día 10 de diciembre de 1954, en luna llena, bajo el signo de Sagitario y año del caballo. Soy Uruguaya. Crecí en el Balneario de Carrasco, cuando había apenas unas casas y las calles eran de tierra. Cuando tenía 5 años mi padre, un gran artisa del Uruguay llamado Carlos Páez Vilaró, descubrió Punta Ballena. A partir de ese momento comenzamos a veranear allí todos los años. Mi casa era un gran atelier, donde me sentía libre para pintar y a los tres años supe que mi camino era el arte cuando mi padre me enseñó a dibujar círculos y soles...
Nacer en una familia de artistas es como recibir de regalo un diploma universitario sin haber asistido a clase. Desde muy pequeña, recuerdo las enseñanzas de mi padre, que me regalaba enormes cartulinas blancas invitándome a dibujar. Él apenas esbozaba una cruz, un punto, un círculo y a partir de ello, me invitaba a crear. Mis grandes ojos de niña se agrandaban al observar a mi padre en acción, el fue el primer maestro de dibujo y pintura, de observación y de vida. Absorvía aquellas enseñanzas descubriendo mi sensibilidad. Me sorprendía de la forma de los animales, los nidos, las flores, las tormentas en Casapueblo, las olas gigantes cuando rompían en los acantilados de Punta Ballena.
Mi despertar espiritual me llevó a descubrir que el arte es para sanar siendo el verdadero lenguaje del Espíritu.
 
En el año 1972 vivimos con mis padres  una experiencia que marcó nuestras vidas que fue la desaparición de mi hermano Carlitos, por 72 días en la Cordillera de los Andes. El fue uno de los 16 sobrevivientes. Con esta vivencia sentí el deseo de conocerme a mi misma en profundidad.

En el camino del autoconocimiento, Investigué en diferentes técnicas, aprendiendo teatro, Meditación Trascendental, Antroposofía, Yoga, y Sonidosofía - escucha consciente.

 

Además de compartir desde los 3 años el Atelier de mi Padre, del cual recibí tempranamente sus enseñanzas, no solo en pintura sino como Ser Humano, tuve el privilegio de frecuentar talleres de pintura con grandes maestros como Guillermo Fernández, Clever Lara, Juan Storm, Vicente Martín, Martín Rodríguez, y cada uno de ellos fomentó en mí esa gran pasión por el arte.

 

Ayudé a construír con mis propias manos junto a mi Padre una escultura habitable al Este del Uruguay, en Punta Ballena, llamada Casapueblo, siendo hoy un ícono de nuestro país.

 

Desde hace mas de 40 años tengo mi exposición permanente en un espacio que mi Padre creó para mi en Casapueblo.

 

En el año 2003 creé e inauguré un Camino a Pie, luego de recorrer el Camino de Santiago de Compostela, que bauticé 

con el nombre de "Camino al Interior", recorriendo el Uruguay a Pie, de Este a Oeste

En el Valle de las Estrellas, en las Grutas de Punta Ballena, desde el 2010, construí en Barro junto a un grupo de artistas y amigos, el Octógono de Agó.

 

Hoy se dictan diferentes cursos y Seminarios, para el crecimiento interior y el Arte en todas sus expresiones. 

 

Agó.

Foto con mi Padre pintando a los 3 años en su Atelier.